«Llevamos 40 años pidiendo escolleras»

Los chiringuitos reclaman la instalación de espigones para reducir los oleajes y proteger los paseos marítimos. Decenas de chiringuitos permanecen cerrados por los daños ocasionados por el temporal. Aunque las máquinas trabajan desde ayer para retirar la arena desplazada y achicar el agua, los destrozos en los establecimientos a pie de playa resultan evidentes. El presidente de la Asociación de Empresarios de Playas de la Costa del Sol, Manuel Villafaina, insiste en que la instalación de espigones protegería las playas, los restaurantes y los paseos marítimos, como ocurre en algunas localidades como Estepona. Estos rompeolas, por lo general construidos con bloques de roca y elementos prefabricados de hormigón, son colocados dentro del agua para reducir el oleaje y evitar los peligrosos desplazamientos de arena en caso de temporal.
 
 
Miguel Sierra, propietario de Playa Miguel, en La Carihuela, se suma a la reivindicación: «Llevamos 40 años pidiendo escolleras». Aunque la noche ha sido «más tranquila de lo que parecía», el balance del temporal en los chiringuitos incluye infraestructuras dañadas, hamacas destrozadas, sótanos inundados y un grave perjuicio económico por el cierre eventual de los establecimientos para realizar labores de arreglo. El temporal ha afectado al litoral de prácticamente toda la provincia. Villafaina asegura que los chiringuitos más dañados están ubicados en Málaga capital, Torremolinos, Benalmádena, Mijas y Marbella y recuerda que las instalaciones de estos locales han servido como parapeto y «han impedido» que la arena alcance aún más los paseos marítimos, en muchos casos sepultados bajo la mezcla de agua y arena.
Pasaje Esperanto, bq 1 Local 4
29007 Málaga
España
952 61 47 25
952 61 55 94
info@aeplayas.es