La polémica de los chiringuitos divide a los empresarios de Málaga y a la federación andaluza

La última comparecencia pública entre Gobierno, Junta y empresarios sobre la situación del sector de los chiringuitos fue a finales de octubre. Previamente, en pleno mes de junio, se había celebrado una reunión en la sede de Costas en Málaga, donde se concentraron unos 200 profesionales de este sector, y que supuso un paso "firme y adelante", en palabras de los propios empresarios, para regular las concesiones y autorizaciones. Hoy, la situación es bien distinta, con una división entre los de Málaga, con Miguel Arrabal en la presidencia; y la Federación Andaluza de Empresarios de Playas (Faeplayas), con Norberto del Castillo al frente.

Arrabal reconoció, en declaraciones a Europa Press, que la división existe entre los que están dispuestos a esperar a que la transferencia llegue a la Junta de Andalucía y los que quieren que mientras esto se produce no continúen recibiendo sanciones por parte de Costas. "La cosa está entre los que no tienen problemas y los que sí", apostilló, y anunció que están pensando salir de la federación andaluza ante la falta de apoyos.

Actualmente hay 287 expedientes sancionadores abiertos, algunos por la vía ejecutiva y otros ya con el recurso de alzada presentado. "Esto sí va muy rápido, no se ha parado nada", manifestó, y criticó, sin embargo, que lo que sí ha dado "marcha atrás" es la situación generalizada de este sector.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Playas de Málaga confirmó que recientemente solicitó una reunión con el subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, y con el jefe de la Demarcación de Costas, Francisco Javier Hermoso; aunque aún no se les ha concedido. "No nos han contestado y esperaremos hasta el día 22 de diciembre", puntualizó.

Lo que sí tiene convocada la asociación malagueña es una asamblea general extraordinaria para el próximo 19 de enero, donde se determinarán y concretarán las acciones a llevar a cabo si continúa sin haber avances. "No podemos seguir con esta inquietud, de la Junta de Andalucía no sabemos nada y estamos deseando que se solucione la papeleta", precisó.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, solicitó en junio de este año a su homólogo en el Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, la competencia de los chiringuitos, atendiendo a lo que establece el artículo 56 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, que señala que corresponde a la comunidad la competencia exclusiva en materia de ordenación del territorio y en materia de ordenación del litoral.

Tanto desde la Junta de Andalucía como desde el Gobierno central y los partidos de la oposición, así como la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), se ha trasladado la importancia de este sector para el turismo de la región e incluso se ha dicho que forman parte del paisaje andaluz.

MULTAS "INJUSTAS"

Arrabal reconoció a Europa Press que la división actual no es buena pero insistió en que la federación andaluza es la "intermediaria". "Estoy desilusionado y decepcionado porque no sé con quién pelear, ahora se echan la pelota unos a otros", aseveró, al tiempo que admitió que muchos empresarios "están pidiendo mi cabeza".

Las multas que están llegando van desde los 12.000 a los 30.000 euros, un hecho "injusto" ya que, además, "está afectando a los más débiles, a los que sólo tienen una autorización". Todo ello, a pesar de que en la reunión del 15 de junio con el subdelegado "se acordó que los expedientes abiertos se reconsideraran, no eliminándose pero sí revisándose conforme a la legislación actual".

A este hecho se suma la reciente denuncia que la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga ha presentado en el Juzgado Decano contra un chiringuito de Rincón de la Victoria por un supuesto delito contra la ordenación del territorio; lo que supone, según Arrabal, la primera denuncia penal contra un negocio de este tipo. "Es un condimento más que sazona todo esto", concluyó el empresario malagueño.



Asociados

Buscar Empresas

Leer Correo